lunes, 2 de abril de 2018

¡HOLA PRIMAVERA!

Ya se que hace un par de semanitas que es primavera, pero es que el buen tiempo que hace por aquí me ha inspirado para hacer esta entrada primaveral, inspirada en un bichete muy simpático, la mariquita.



He hecho un paquetito de dos galletas. Las he hecho con un cortador redondo con onditas pero perfectamente podéis usar uno liso o incluso un vaso. Luego sólo hay que ponerlas en una bolsita y para darle un toquecito "piruleta" podéis atarle un cordón o una cinta y pegarle una etiqueta muy chuli que os dejo al final de la entrada para descargar e imprimir. Además para hacerla un poquito más original a la cuerda le añadí unos pompones.



Esta vez he decorado las galletas con fondant. Os podéis ayudar con el mismo cortador de la galleta para que os salga de la misma medida. Primero hacemos un círculo rojo y le cortamos un trocito. Luego ese trocito que nos hemos dejado hay que cortarlo de fondant negro. Después con una estaca, palillo o cuchillo le hacemos la boca y con un poquito de agua pegamos los ojitos de azúcar, también pueden ser de fondant. Por último nos queda hacer las manchitas tan características de las mariquitas cogiendo fondant negro y haciendo bolitas. Eligimos donde van a ir y las aplatamos un poquito para que queden redonditas.


Para la segunda necesitamos fondant verde, cortamos un círculo y lo pegamos a la galleta. Luego hacemos una bolita roja y con un cuchillo marcamos una línea por la mitad y la pegamos a la base verde. Después hacemos una bolita un poco más pequeña y la pegamos junto a la roja. En este caso las manchitas las hacemos con un rotulador de tinta comestible y sino con fondant usando la misma técnica de antes. Por último ponemos unos sprinkles de flores y ya la tenemos lista.

Súper facilito como siempre. Ya sabéis que estaré encantada de ver las vuestras, asi que etiquetadme en vuestras redes sociales. Y si queréis ver todas las fotitos de las cositas tan chulas que podéis hacer pasaros por mi pinterest, el enlace lo tenéis a vuestra derecha. Hasta la próxima.



domingo, 18 de marzo de 2018

¿YA TENÉIS A VUESTRA MEDIA MANDARINA?

Sí, sí no me he equivocado, he puesto mandarina. Es que a ver porque siempre tenemos que buscar nuestra media naranja, cuando las mandarinas también están riquísimas. Por todo este rollo que os acabo de meter jiji y porque lo prometí en mi Instagram os traigo esta receta de cupcakes de mandarina.



Ya se que se está acabando la temporada de mandarinas, pero id y aprovechad las que queden porque no os vais a arrepentir de saborear estos deliciosos cupcakes.

Con la receta que os dejo tendréis para unas 12 unidades.

Cupcakes de mandarina.

Ingredientes para la masa.

185 g de harina
1 cucharadita de levadura
115 g de margarina
110 g de azúcar
2 huevos M
El zumo de una mandarina
Ralladura de media mandarina.
100 ml de leche (la que queráis)

Ingredientes para la buttercream

250 g de azúcar glas
80 g de mantequilla pomada (que esté blandita)
El zumo de media mandarina
La ralladura de media mandarina.

Elaboración

Precalentamos el horano a 170ºC y preparamos una bandeja de cupcakes con 12 cápsulas.

Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos. 

Batimos la margarina junto al azúcar hasta que quede bien integrado. Añadimos los huevos de uno en uno. Volvemos a batir y cuando tengamos una mezcla homogénea incorporamos la ralladura y el zumo de la mandarina y batimos.

Por último añadimos la harina en tres partes alternando con la leche, así nos aseguramos de que no queden grumos. Cuando tengamos una mezcla homogénea la repartimos en las cápsulas (no más de 2/3 de su capacidad) y los horneamos durante 25 minutos aproximadamente. 

Mientras, preparamos la crema. Lo primero es tamizar el azúcar glas. La mantequilla debe estar muy blandita para que podamos trabajar bien con ella. Batimos a baja velocidad la mantequilla con la mitad del azúcar glas. Cuando esté medio integrado añadimos la otra mitad. Y en cuanto veamos que el azúcar no nos va a saltar por los aires subimos la velocidad y batimos durante 5 minutos. Añadimos la ralladura y el zumo de mandarina y volvemos a batir hasta que esté integrado.

Una vez estén fríos los cupcakes ya podemos meter la crema en una manga pastelera y decorarlos.


Como veis yo hice una decoración muy sencillita y con poca crema para que no hincharan mucho. Para decorarlos utilicé una boquilla de estrella abierta (1M de Wilton). Simplemente debemos hacer una espiral. Empezamos en el centro del cupcake y realizamos un movimiento circular en dirección al borde. Así se nos quedará un poquito hundido en el centro y parecerá una rosa.Además les quité la cápsula ya que me parecían más elegantes así.

Estos cupcakes los hice para celebrar mi cumpleaños con mis compañeros de trabajo. Y como no soy de plantar allí los cupcakes sin mas, pues hice un letrero muy molón que os podéis descargar al final de la entrada.

Pero si lo que queréis es hacerlos para vuestra "media mandarina" os he hecho un letrero alternativo que quedará muy gracioso.


Y como siempre os digo animaros a hacerlo que es muy fácil y además los compis o a quien se los deis les encantarán. Y si lo hacéis etiquetadme en vuestras redes sociales que me encantará verlos. Hasta la próxima.

domingo, 4 de marzo de 2018

REGALOS DIY EN CAJAS DE FRESAS

Me encanta que venga la temporada de fresas. Uno, porque están buenísimas y se pueden hacer un montón de recetas con ellas, batidos, tartaletas, brochetas... Y dos, porque nada más empezar a ver esas cajas de madera donde van se me ocurren mil maneras de reutilizarlas.

Esta vez he cogido dos para decorarlas y hacer un regalito a mis hermanas. Ahora os mostraré como es muy fácil tunearlas y además os quedará un regalo personalizado muy chulo.




La primera fue a parar a las manos de mi hermana mayor que como podéis ver es una enamorada del café. Para decorar esta caja no hay mucho misterio, simplemente pintamos los cuatro laterales con pintura negra y con un rotulador blanco escribimos el mensaje "100% ADICTA AL CAFÉ". De esta manera queda un efecto pizarra que queda muy chulo y elegante. Luego sólo queda llenarla de cositas "cafeteras".


Os voy a enseñar lo que yo puse para daros alguna idea de qué poner. Lo primero es este bote para que pudiera poner los granos de café y conservarlos. Era un bote de leche en polvo que decoré con la técnica decoupage. En este enlace os explico cómo hacerlo. En esta ocasión no cubrí todo el bote con servilletas sino que sólo puse el diseño en la parte delantera. Luego dejé alrededor un marco blanco y el resto lo pinte con una pintura acrílica ocre. Para que me quedara un efecto marmolado simplemente mojé una esponjita en la pintura e iba dando golpecitos en el bote.


Luego quería comprar una taza y encontré esta que me pareció perfecta para la ocasión. Además también vi este plato que tenía un color negro pizarra parecido al color de la caja, así que quedaba genial.


Y no puede haber un regalo "cafetero" sin café. Así que le compré un par de bolsitas de café en grano de diferentes intensidades.

La verdad que fue un acierto y le encantó. Si conocéis a alguien que le encante el café animaros que os lo agradecerá. Y sino ya sabéis que todo esto puede acoplarse a otros gustos como chocolate, galletas... lo que se os ocurra.

Y ahora os presento la segunda cajita. En esta ocasión aproveché unos tarritos que pinté para una entrada inspirada en las sandías y como le gustaron mucho a mi hermana mediana se los quise regalar. Y como contra más azúcar más dulce los quise poner en una caja de fresas que pinté totalmente a juego con ellos. Ahora os explico cómo.


Para pintarla cubrimos con cinta de carrocero las esquinas que sobresalen para no mancharlas y le diamos dos capas de blanco (si os fijáis aun se ve el logotipo de la marca pero no importa porque después pondremos una capa de color). Una vez seca en la parte inferior pintamos una franja verde. 


La dejamos secar bien y con rojo y un rodillito pintamos la parte de arriba dejando una franja blanca. Como veis me ayudo de la cinta de carrocero para hacer las franjas bien rectas. Os recomiendo que la quitéis antes de que seque del todo.


Cuando la parte roja esté bien seca ya podemos hacer con un permanente negro las semillas. Yo hice sólo unas poquitas para que no quedara muy cargado.

Como ya os he dicho dentro puse unos tarritos que había pintado para una entrada anterior. Y aproveché para pintar una botella con la misma técnica. Si le dais al enlace podéis ver cómo lo hice.


Para que quedara más bonita y los tarros y botella destacaran más puse en el fondo de la caja una tela blanca. Como siempre los tarros y la botella también son reciclados.

Y hasta aquí la entrada de hoy, espero que os sirva para coger ideas. Y ya sabéis no tiréis las cajas de fresas porque dan muchísimo juego y se pueden hacer infinidad de cosas con ellas. Además reciclamos que es muy importante. Hasta la próxima y ya sabéis que si tenéis alguna duda estaré encantada de que me dejéis un mensajito por aquí o en mis redes sociales. Nos vemos.




domingo, 11 de febrero de 2018

¡¡TE QUIERO MUCHO COMO LA TRUCHA AL TRUCHO!!

Siempre me ha gustado mucho esta frase, ya que mi madre me la solía decir de pequeña y me encantaba. Así que la he cogido de inspiración para haceros esta entrada tan amorosa, así podéis aprovecharla para hacerla en San Valentín que ya está a la vuelta de la esquina.

Además esta vez os traigo la receta de los cupcakes que he hecho, muy "originales" en esta fecha. Son unos Red Velvet que yo, adicta al queso, devoro. Hacedlos porque quedan súper jugosos.




CUPCAKES RED VELVET

Ingredientes para 5 unidades.

25 ml de aceite de oliva suave
25 g de azúcar
1 huevo pequeño
50 ml de leche (la que más os guste)
70 g de harina
15 g de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharadita de vainilla
1/2 cucharadita de zumo de limón
1/4 de cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de vinagre

Ingredientes para la buttercream.

40 g de mantequilla
80 azúcar glas
1 cucharada de leche
40 g de queso crema

Preparación.

Precalentamos el horno a 170ºC. En un vaso ponemos la leche y le echamos el zumo de limón. Dejamos reposar unos 5 minutos. Mientras, seguimos con el resto de pasos de la receta.
Batimos el azúcar con el aceite. Cuando esté todo integrado añadimos el huevo y la vainilla, y lo batimos todo.
Tamizamos la harina y el cacao. Añadimos a la mezcla anterior la mitad de la harina y mezclamos. Luego la leche y por último el resto de la harina.
Después en un vasito mezclamos el bicarbonato con el vinagre y cuando burbujee lo agregamos a la mezcla. Cuando se haya integrado ponemos el colorante necesario para que quede bien rojo (os recomiendo un colorante en pasta, que con un poquito tiñe muy bien).
Ponemos la masa en cápsulas de cupcakes sin llenarlas mas de 2/3 de su capacidad y horneamos unos 20 minutos. Cuando estén listos los dejamos enfriar en el molde unos 5 minutos y después los pasamos a una rejilla para que acaben de enfriar.
Mientras vamos elaborando la butercream. Para ello ponemos en un recipiente la mantequilla y batimos con unas varillas eléctricas hasta que blanquee un poco. Luego añadimos el azúcar glas tamizado y seguimos batiendo. Añadimos la cucharada de leche y batimos hasta tener una masa homogénea. A continuación agregamos el queso crema frío y batimos unos 5 minutos. Y ya la tendremos lista.

Sólo decorar los cupcakes cuando estén completamente fríos o se os derretirá la crema. En mi caso he utilizado una manga pastelera con una boquilla de estrella abierta pero podéis utilizar la que vosotros queráis. En este caso yo les he echado unos sprinkles en tonos azules para simular el agua.

Y como no, y más para una ocasión tan especial, estos cupcakes deben presentarse de una manera muy cariñosa. Para ello os he preparado unos toppers y una tarjeta. Lo tenéis todo para descargar al final de la entrada.

Los toppers simplemente es imprimir, recortar y pegar a un palillo. Después sólo hay que clavarlos en los cupcakes.


La tarjeta la podéis dejar apoyada simplemente en la mesa porque su mensaje es muy cariñoso y gracioso. Pero también podéis añadir por dentro un mensaje personal para vuestro "trucho" jiji.


Espero que os haya gustado. Si os animáis a sorprender a alguien especial con estos cupcakes ya sabéis que estaré encantada de que me etiquetéis en vuestras redes sociales para poder verlo. Un abrazo y hasta la próxima.




domingo, 28 de enero de 2018

COMO PEZ EN EL AGUA

Ya he vuelto. Ya se que últimamente me cuesta más publicar entradas, perdonarme, pero es que son demasiadas cosas a la vez, pero intentaré como mínimo dejaros una mensual.

La entrada del mes de enero va de pececillos y es que me han inspirado los nuevos integrantes de la familia. No sabéis como disfruta mi hijo mirándolos. Y de tanto observarlos pues se me ocurrió esta idea.

Son cakepops en forma de pez y que además de comerlos pueden servirnos para indicar a cada comensal donde debe sentarse.



Como veis en cada copa he añadido una etiqueta donde he escrito el nombre del invitado. A mi me parece que queda muy gracioso y es una forma muy original de hacerlo. Al final de la entrada os dejo el enlace para que os guardéis las etiquetas. Sólo hay que recortarlas, ponerlas alrededor de la copa y pegar las dos partes.


Ya sabéis que siempre intento hacer cosas muy sencillas y estos pececillos no son la excepción. Como siempre coged la receta del bizcocho que más os guste y hornear los cakepops. Yo prefiero hacerlo así a desmigar un bizcocho y añadirle crema. Una vez fríos derretimos chocolate blanco, lo teñimos (siempre con tinte liposoluble) de morado suave, mojamos los palitos y los clavamos en nuestras bolitas. Dejamos que se endurezcan para poder trabajar sin peligro a que se nos desprendan. Mientras preparamos el resto de detalles.


En esta ocasión vamos a necesitar cinco colores de fondant. Yo lo que he hecho es coger blanco e ir tiñendo con rojo las diferentes tonalidades que quería. Hacemos con cada color un churrito.
Los ponemos bien juntos y aplastamos con un rodillo, así se nos quedarán bien pegaditos y planos. Con un cuchillo o cortador hacemos triángulos, para cada pez necesitaremos tres. No os preocupéis si os quedan desiguales, parecerán más naturales.
Ahora es el momento de sumergir nuestro cakepop en el chocolate y bañarlo. Le quitamos el exceso de chocolate y antes de que se seque del todo le ponemos dos de los triángulos a cada lado y uno detrás a modo de aletas.
Por último añadimos los ojos (pueden ser de fondant pero yo lo pongo de azúcar que es más rápido) y la boca que es un sprinkle de corazón.



No me digáis que no son adorables estos pececillos. 

Para la presentación cogemos copas, hacemos un fondo marino y los introducimos. A mi me encantan y además de decirte dónde te sientas, los puedes saborear jiji.

Por último os quería comentar cómo hice el fondo de las copas. Después de darle vueltas opté por teñir arroz.


Cogemos el arroz, lo ponemos en un recipiente, echamos colorante alimenticio azul y damos vueltas hasta teñirlo. No tiene que quedar muy uniforme porque los diferentes tonos le dan un toque más marino. 
Otra opción sería poner sprinkles azules o lacasitos. Si son pocos invitados es buena idea, pero si son muchos puede salir algo caro y creo que la idea del arroz es muy asequible. Eso si, dejar que seque bien para que no se os tiñan los cakepops.

Y hasta aquí la entrada de enero y ya pensando en San Valentínnnn. Espero que os haya gustado y si probáis a hacerlo me encantaría ver vuestras fotos, así que etiquetadme en vuestras redes sociales. Hasta la próxima.
P.D.: Aquí os presento a los nuevos miembros de la familia.






domingo, 24 de diciembre de 2017

GALLETAS DECORADAS DE NAVIDAD

Me encanta la Navidad, es que mires donde mires, está todo decorado. Luces, adornos, árboles... es genial. Y como no también podemos decorar nuestras galletas con motivos navideños.

Yo normalmente en Noche BuenaNavidad llevo siempre algo dulce para mi familia y amigos. Esta vez son galletas que pondré en una cajita decorada para la ocasión.



Son tres modelos, como siempre muy sencillas de  hacer. Eso sí, necesitaréis unos cortadores de galletas que podéis encontrar en tiendas especializadas e incluso en tiendas de decoración. Lo bueno de estas galletas es que podéis hacerlas ya y os aguantan perfectamente toda la Navidad.

La primera es un simpático Papá Noel.  El primer paso es hacer la bola y la parte de abajo del gorro, para ello con glasa blanca lo rellenamos todo y antes de que se seque le ponemos fideos blancos por encima, así simularemos la textura de la tela y el ponpón. Inmediatamente después podemos hacer con la misma glasa la barba. Ahora debemos esperar a que seque bien y podremos perfilar el bigote y hacer la boca con glasa roja. Por último con chocolate o un rotulador de tinta comestible dibujamos los ojitos.



No podía faltar Rudolph, además es la más facilita de hacer. en esta ocasión lo que he hecho es añadir un poco de chocolate a la masa de las galletas para darle un toque marrón. Derretimos chocolate con leche o negro. Ponemos unos puntitos en la galleta y pegamos la nariz (que es un lacasito) y los ojos (yo los he puesto de azúcar pero también podríamos hacerlos de fondant, pero así es mucho más rápido). Luego sólo nos queda hacer con el mismo chocolate las astas y la boca.
Si queréis podéis poner sólo a una galleta de reno la nariz roja de Rudolph y al resto lacasitos de chocolate y tendréis a toda la manada.  


El último es un feliz muñeco de nieve. Lo primero que debemos hacer es perfilar con glasa blanca el contorno del cuerpo. Una vez seca ya podemos rellenarla y ponerle los botones (sprinkles o de fondant). Inmediatamente podemos hacer el sombrero con glasa gris o negra y para que quede más bonito podemos adornarlo con unos sprinkles. Cuando todo esté bien seco ya podremos hacerle la bufanda (yo la he hecho roja para aprovechar la glasa sobrante del Papa Noel). Y por ultimo le dibujamos la carita con rotuladores.


Como veis son muy facilitas y además quedan muy graciosas, seguro que a vuestros familiares les encanta recibirlas. Así que animaros y regalar estas simpáticas galletas que además os saldrán buenísimas.

Hasta aquí la entrada de hoy y sólo deciros que os deseo una feliz Noche Buena y Navidad. 

domingo, 17 de diciembre de 2017

CARTAS DE NAVIDAD IMPRIMIBLES

Siiiiii ya no queda nada para que llegue Navidad. Me encantan estas fiestas y desde que tengo a mi hijo aun más.

Hoy os traigo una entrada muy cortita pero que os puede ser muy útil en estas fechas. He realizado unas cartas para escribir a Papa Noel y a los Reyes Magos. Podéis descargaros tanto las cartas como los sobres en los enlaces que os dejaré más abajo. Las podéis imprimir para que la rellenen los más peques y vosotros también, claro que sí.




Ya que Papa Noel está al caer (nuca mejor dicho jiji) es la primera que os dejo. Cómo veis es una carta muy graciosa con huecos para rellenar. Además si queréis un sobre muy original también lo tenéis con su sello incluido. Sólo tenéis que pinchar en este enlace y la podéis guardar e imprimir.



A la carta de los Reyes le he dado un poco de color. Y también tenéis disponible un sobre para poder guardar la carta y mandársela. Pinchad aquí y lo tendréis.

Montar los sobres es muy sencillo, sólo tenemos que imprimir, cortar por las líneas de puntos y doblar por las líneas continuas. Después se pegan los laterales con un poquito de pegamento en barra y ya lo tendremos montado.

Espero que hayáis sido muy buenos y os traigan todo lo que pidáis. Un beso muy grande y pasarlo muy bien en estas fiestas. Hasta la próxima.